Hoy ha tenido lugar el último Claustro que cierra el curso escolar 2016/2017. Aunque escribo aquí sobre temas de Igualdad, me nacía dar las gracias y expresar mi admiración por Charlie y María Dolores.

María Dolores es una profesora de inglés que llegó este trimestre supliendo una baja maternal de otra estupenda compañera. María Dolores es invidente, pero si hablas con ella te das cuenta de que ve más que aquell@s que tenemos vista.

Todo el claustro hemos admirado a María Dolores por cómo se desenvuelve ante la vida, pero sobre todo por cómo ama la vida por encima de todas las circunstancias, y a tod@s, o al menos, a mí me ha nacido una enorme admiración y me recordaba que hay que amar la vida, disfrutarla, alejarnos de la queja constante y alimentar esa alegría interna que traemos de serie.

En la foto, aparece su perrita guía, Charlie, que es otro ejemplo de admiración por esa entrega absoluta que tienen los animales, y a quien también le deseo un feliz descanso.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *